¿Qué es la FPE?



¿Qué es la fpe? → El sistema de formación profesional → 4. Formación de oferta

El sistema de formación profesional

4. Formación de oferta

La formación de oferta se concreta en planes de formación dirigidos a trabajadores con y sin empleo.

La oferta formativa incluye varios tipos de formación subvencionada:

  • Planes de formación dirigidos prioritariamente a los trabajadores ocupados.
  • Planes de formación dirigidos prioritariamente a las personas desempleadas.
  • Programas específicos para las personas con necesidades formativas especiales o que tengan dificultades para encontrar un empleo.
  • Formación para las personas en situación de privación de libertad y de los militares de tropa y marinería.
  • Acciones formativas que incluyan compromisos de contratación dirigidos principalmente a desempleados.

4.1. Planes de formación dirigidos prioritariamente a los trabajadores ocupados

Las acciones formativas dirigidas prioritariamente a los trabajadores ocupados podrán ser intersectoriales (acciones formativas para la adquisición de competencias comunes a varios sectores económicos) y sectoriales (para trabajadores de un sector concreto), y pueden incluir planes de formación para trabajadores de la economía social y para trabajadores por cuenta propia.

Estos planes de formación son acordados por las comisiones sectoriales bipartitas, según las prioridades y criterios establecidos previamente por la administración responsable y la Fundación Tripartita, que los coordina y supervisa. Deben responder a estudios de necesidades formativas sectoriales previamente realizados y establecen prioridades para su realización, nivel de especialización sectorial y acciones transversales, así como su relación con unidades de competencia dentro del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales.

El plan de formación de oferta está dirigido a los trabajadores que se inscriben por su iniciativa, según su propio criterio y de forma individual, a diferencia del plan de demanda que es a iniciativa de la empresa y según sus necesidades.

El plan de formación de oferta se ofrece de forma abierta, a través de los medios de comunicación, anuncios de prensa, medios oficiales de patronales y sindicatos, tablones sindicales en las empresas, y la difusión institucional por parte de la Fundación Tripartita. Para la gestión operativa de estos planes de formación, en algunos sectores se han configurado fundaciones bipartitas que integran diferentes subsectores y canalizan la oferta formativa.

Los órganos responsables de programar, gestionar y controlar esta iniciativa son el Servicio Público de Empleo Estatal, con la colaboración y el apoyo técnico de la Fundación Tripartita, y los órganos competentes de las comunidades autónomas.

4.2. Planes de formación dirigidos prioritariamente a los trabajadores desempleados

Las acciones formativas dirigidas prioritariamente a los trabajadores desempleados son una modalidad de oferta de formación del subsistema de Formación Profesional para el Empleo.

Su principal objetivo es mejorar la empleabilidad de los trabajadores desempleados. Estas acciones se programan teniendo en cuenta las necesidades de cualificación y las ofertas de empleo detectadas. La oferta formativa tiende a incluir acciones dirigidas a la obtención de los certificados de profesionalidad incluidos en el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales.

Estos planes, anteriormente entendidos como formación ocupacional, se replantean actualmente como planes específicos de formación para situaciones especiales de desempleo, por ejemplo dirigidos a personas que pierden el derecho a la subvención de desempleo, o a colectivos de jóvenes sin titulación.

Los órganos responsables de la programación, gestión y evaluación de este tipo de formación son el Servicio Público de Empleo Estatal y los organismos competentes de las administraciones de las comunidades autónomas con funciones similares.

En todos los planes de formación se siguen criterios de justificación económica establecidos por el Fondo Social Europeo, que participa activamente en su financiación.

Para participar en esta modalidad de formación se priorizan algunos colectivos: mujeres, jóvenes, personas con discapacidad, víctimas del terrorismo, víctimas de la violencia de género, desempleados de larga duración, personas mayores de 45 años y otras personas con riesgo de exclusión social.

4.3. Formación de oferta en Andalucía

Mediante el Real Decreto 1562/2005, de 23 de diciembre, la Junta de Andalucía asumió las competencias sobre formación continua en su territorio.

Actualmente le compete la gestión de la Formación Profesional para el Empleo en Andalucía, de acuerdo con el marco jurídico que se deriva de la aprobación del Real Decreto 395/2007, que regula el conjunto de este subsistema.

El Decreto 335/2009, de 22 de septiembre, por el que se regula la Ordenación de la Formación Profesional para el Empleo en Andalucía, es el marco autonómico que establece las distintas modalidades e iniciativas de formación, su régimen de funcionamiento y financiación. De acuerdo con su exposición de motivos, este decreto pretende «establecer la ordenación de la formación profesional para el empleo adaptándola a la realidad social y económica de Andalucía y convirtiéndola en una herramienta ágil, efectiva y de calidad para la formación del capital humano».

En su artículo 8 define la oferta de Formación Profesional para el Empleo como aquella que tiene por objeto «proporcionar a las personas trabajadoras, tanto ocupadas como desempleadas, una formación ajustada a las necesidades del mercado de trabajo y que atienda a los requerimientos de productividad y competitividad de las empresas y a las aspiraciones de promoción profesional y desarrollo personal de los trabajadores y trabajadoras, de forma que les capacite para el desempeño cualificado de las distintas profesiones y para el acceso al empleo».

Las acciones formativas de oferta pueden estar dirigidas o no a la obtención de certificados de profesionalidad. Asimismo, se prevé que la formación puede impartirse en forma presencial, convencional a distancia, mediante teleformación y mixta, así como la capacidad de la consejería competente en materia de empleo para establecer los módulos económicos específicos de las acciones formativas cuando es la Administración quien las financia.

Desde el punto de vista de sus destinatarios, la formación de oferta se divide en:

  • Planes de formación dirigidos a personas trabajadoras ocupadas, que se regulan en el artículo 13 del Decreto 335/2009. Estos Pueden tener carácter intersectorial o sectorial.
    • Intersectorial: acciones formativas dirigidas al aprendizaje de competencias transversales a varios sectores de la actividad económica o de competencias específicas del sector para el reciclaje y recualificación del personal ocupado en otros sectores.
    • Sectorial: acciones formativas de interés general para un sector productivo concreto que satisfagan las necesidades específicas de formación del mismo, pudiendo dirigirse también al reciclaje y recualificación de trabajadores procedentes de sectores en crisis.

    En cada programación, la administración laboral andaluza podrá determinar las prioridades de los planes intersectoriales y sectoriales de acuerdo con las áreas prioritarias que se determinen.

  • Acciones formativas dirigidas prioritariamente a personas trabajadoras desempleadas, reguladas en el artículo 14 del Decreto 335/2009. En este caso, el objeto principal de la formación será la inserción o reinserción en el mercado de trabajo, programándose en función de las necesidades de cualificación de las personas y de las ofertas de empleo detectadas.

La formación de oferta se puede acreditar a través de los certificados de profesionalidad, o de las unidades de competencia que los componen, siempre que en su impartición se cumplan los requisitos necesarios para ello, de acuerdo con lo dispuesto en el Decreto 335/2009 y en el Real Decreto 34/2008. Se trata de requisitos de acceso del alumno, de capacitación de los docentes y de idoneidad de las instalaciones, según lo que se establece en la regulación de cada certificado.

La formación de oferta puede tener carácter plurianual y complementarse con otros programas específicos que respondan a necesidades de colectivos o empresas, como el programa de acciones formativas con compromiso de contratación, los programas específicos para la cualificación de personas con necesidades formativas especiales, los programas destinados a la actualización de los formadores y gestores en metodologías de la formación, u otros que la administración laboral pueda establecer en función de necesidades detectadas.

Existen también acciones para trabajadores ocupados de oferta sectorial que proceden de la programación estatal, en el caso de aquellos sectores cuya negociación colectiva se produce para el conjunto del Estado.

Financiado por:
Ministerio de EspañaJunta de AndalucíaUnión Europea