¿Qué es la FPE?



¿Qué es la fpe? → El sistema de formación profesional → 6. Novedades de la reforma laboral para la formación profesional

El sistema de formación profesional

6. Novedades de la reforma laboral para la formación profesional

El Real Decreto Ley 3/2012, de 10 febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, a través del que se explicita la reciente «reforma laboral», contiene varios preceptos que se relacionan directamente con el Sistema Nacional de Cualificaciones y Formación Profesional (SNCFP). Fundamentalmente, el artículo 2 y varias disposiciones finales del Real Decreto Ley 3/2012 se refieren a la formación profesional, en el contexto de la reforma del mercado de trabajo, estableciendo varias novedades que merecen ser resaltadas y que se desarrollan en detalle a continuación:

  • Se reconoce la formación profesional como un derecho del trabajador, modificando el Estatuto de los Trabajadores, y estableciendo un derecho a un permiso retribuido para formación de 20 horas anuales, para todos los trabajadores con más de un año de antigüedad.
  • Se vincula al SNCFP el nuevo contrato para la formación y el aprendizaje.

    Con independencia del desarrollo reglamentario que pueda tener en el futuro este contrato puede decirse que el nuevo contrato formativo tiene una regulación coherente con el marco general de cualificaciones y formación profesional, es decir, con el SNCFP y todos sus instrumentos: Catálogo Modular, sistema de reconocimiento y acreditación, etc. Y esto es así no solo porque procura un formato de formación en alternancia, sino porque, por primera vez, prevé que la formación se realice en centros acreditados o en la empresa, pero solo si esta dispone de instalaciones y personal adecuados, y la formación puede ser evaluada, reconocida y acreditada. Por lo tanto, hay una apuesta por extender el SNCFP a las empresas, a través de un contrato que tiene una finalidad de cualificación que no podía quedar ajena a los principios rectores del sistema nacional.

  • Se crean las figuras de la «cuenta de formación» y del «cheque de formación».

    El apartado cinco del artículo 2 del Real Decreto Ley 3/2012 añade un apartado diez al artículo 26 de la Ley 56/2003, estableciendo que «la formación recibida por el trabajador a lo largo de su carrera profesional, de acuerdo con el Catálogo de Cualificaciones Profesionales, se inscribirá en una cuenta de formación, asociada al número de afiliación a la Seguridad Social» y que los «Servicios Públicos de Empleo efectuarán las anotaciones correspondientes». Nuevamente, la reforma laboral acerca la realidad efectiva del empleo en las empresas al SNCFP, estableciendo un mecanismo de seguimiento de la formación que el trabajador va realizando a lo largo de su vida laboral.

    El concepto de formación permanente y el concepto de formación acumulable alcanzan así una nueva dimensión legal y formal, materializándose en una «cuenta» formativa, que debe servir para facilitar la elaboración del dossier de competencias y, por tanto, para simplificar los procesos de evaluación y acreditación. Además, cabe esperar que, en su desarrollo reglamentario, previsto expresamente en la disposición final 2ª de la reforma laboral, se puedan establecer otras concreciones, así como ventajas e incentivos a la «cuenta de formación», de manera que pueda convertirse en un instrumento de la carrera profesional.

  • Participación de los centros y entidades de formación en el diseño y planificación del subsistema de FPE.

    El apartado cuatro del artículo 2 del Real Decreto 3/2012 modifica la letra c del apartado uno del artículo 26 de la Ley 56/2003, de 16 de diciembre, de Empleo, en el sentido de incorporar la participación de los «centros y entidades de formación debidamente acreditados en el diseño y planificación del subsistema de Formación Profesional para el Empleo», añadiéndose así al derecho de participación que antes ostentaban exclusivamente las organizaciones empresariales y sindicales más representativas.

Financiado por:
Ministerio de EspañaJunta de AndalucíaUnión Europea