¿Qué es la FPE?

¿Qué es la fpe? → Las competencias y la gestión de los recursos humanos → Introducción

Las competencias y la gestión de los recursos humanos

Introducción

Las personas son el principal valor de las empresas para conservar y desarrollar su competitividad. Por ello es esencial que desarrollen todas sus potencialidades, lo cual beneficia tanto a sus propias carreras profesionales como a las empresas a las que pertenecen.

Las potencialidades de las personas, en términos profesionales, vienen definidas por la adecuación al puesto o a la función que realizan, y también por la capacidad de innovación o adaptación. Adecuación, innovación y adaptación hacen referencia al dominio de los conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes que la empresa requiere, en la función actual o en las que precise en el futuro. De este modo, la competencia profesional de las personas, que comprende todos estos elementos de conocimiento, aptitud y actitud, se convierte en el máximo referente para las personas y las empresas.

Esta idea se ha traducido en un modo de gestión empresarial que se conoce como gestión basada en competencias o gestión por competencias, que permite una racionalización de la empresa a través de las potencialidades de las personas. Este modo de gestión empresarial es eficaz y valioso para la empresa, porque el pleno desarrollo de las capacidades de las personas puede marcar las diferencias competitivas.

La aplicación de la gestión basada en competencias hace prevalecer el factor humano, procurando que cada persona aporte sus mejores cualidades profesionales a la empresa. Esta visión fortalece la competitividad empresarial y aumenta las posibilidades de desarrollo y promoción de los trabajadores.

Las bases de la gestión empresarial por competencias son comunes a las del Sistema Nacional de Cualificaciones y Formación Profesional (SNCFP), que también pretende mejorar la competitividad del conjunto del sistema productivo a través de la mejora de las competencias de las personas. Asimismo, el concepto de competencia que utiliza el SNCFP es asimilable al que se utiliza en la gestión empresarial por competencias. En ambos casos, la competencia identifica el conjunto de conocimientos, habilidades y destrezas que posee una persona para desarrollar eficazmente una tarea. Puede decirse, por lo tanto, que el SNCFP es un modelo de ordenación de las cualificaciones y de la formación profesional basado en las competencias que sirve para el conjunto del sistema productivo, es decir, para el conjunto de las empresas.

Lo que sucede es que un sistema general no puede identificarse con las competencias de una empresa en particular. De hecho, el objetivo del SNCFP no es fortalecer la competitividad de una empresa determinada, sino la del sistema productivo en su conjunto. Al mismo tiempo, su objetivo es también conseguir la mayor empleabilidad de las personas a través del desarrollo de sus competencias, pero no para que puedan trabajar en una empresa en particular, sino en cualquier empresa que realice funciones asimilables. Por eso, las competencias del SNCFP están definidas de manera genérica, con el objetivo de que puedan resultar aplicables a cualquier empresa, o si se prefiere, a distintas circunstancias y entornos productivos. En su definición participan diferentes empresas, precisamente para asegurar que sean transferibles y aplicables a diferentes entornos de trabajo, de manera que los trabajadores obtengan mayor polivalencia y posibilidades de empleo. Así, el sistema se asegura de que las empresas puedan encontrar los trabajadores que precisen, a pesar de los cambios y transformaciones técnicas y tecnológicas que necesiten aplicar para adaptarse a los cambios en sus mercados.

En definitiva, es evidente la relación entre un sistema de competencias oficial y genérico como el SNCFP y una gestión por competencias propia de una empresa, aunque no pueden ni deben resultar idénticos. Y, puesto que parten de las mismas bases, es fácil comprender que el SNCFP aporta varias posibilidades para la gestión por competencias de una empresa en concreto.

El SNCFP puede servir de referencia para la descripción de los puestos de una empresa y sus competencias, si esta quiere tomar como base las competencias del catálogo oficial. Asimismo, las empresas pueden aprovecharse de un sistema general basado en competencias profesionales que simplifica la descripción de las principales funciones productivas. Esto les permite mejorar sus procesos de selección, formación y, en general, de adaptación a las funciones y puestos de trabajo que necesita cubrir.

Ya sea en el caso del SNCFP, que se aplica al conjunto del sistema productivo, o de una gestión por competencias que se aplique a una empresa en particular, lo fundamental es comprender que las competencias de las personas, es decir, la aplicación al desempeño profesional de sus conocimientos, habilidades y destrezas, son la mejor garantía de sus posibilidades de empleo y el mejor recurso para el desarrollo y competitividad del entorno en el que trabajan.

Financiado por:
Ministerio de EspañaJunta de AndalucíaUnión Europea